Dice un proverbio chino que "Si haces planes para un año, siembra arroz.Si los haces por dos lustros, planta árboles.Si los haces para toda la vida, educa una persona", así que, como a mí me gustan las cosas con tiempo, empecemos a aportar nuestros granitos de arena

dimecres, 15 de gener de 2014

EL PRERRENACIMIENTO

El Prerrenacimiento es una época de transición entre la Edad Media y los nuevos aires del Renacimiento. 
En este siglo la burguesía creció mucho económicamente y demandó más poder político, lo que creó gran inestabilidad; la monarquía, por su parte, enfrentada siempre a la nobleza, procuró consolidar un estado cada vez más absolutista reforzando instituciones como la Inquisición o la Santa Hermandad y unificando las Órdenes militares.  
En España y también en toda Europa hubo grandes epidemias de Peste Negra que, aproximdamente, mataron a un tercio de la población. 
Durante esta época convive un incipiente Humanismo con la Escolástica medieval, hay una primera ola de italianismo en las Artes y la Literatura, se emprenden numerosas traducciones y vulgarizaciones de textos grecolatinos y se abre paso una 
concepción antropocéntrica de la existencia  y de la realidad, en consecuencia, la muerte pasó de ser un trance liberador, a ser un paso doloroso y traumático. 
La imprenta, por otra parte, multiplica los libros y con ellos la curiosidad y la sed de saber. Se empiezan a escribir textos importantes en lengua castellana ennobleciendo la lengua romance, pero todavía tiene amplio curso el latín.

PENSAMIENTO Y CULTURA

En el siglo XIV se empieza a gestar en Italia un sorprendente florecimiento de artistas y una renovación de ideas. Los factores más importantes del cambio son: 


1. Redescubrimiento de la Antigüedad clásica.  Autores como Francesco Petrarca, Dante Alighieri y Giovanni Boccaccio están el la base de ese resurgir de letras clásicas y serán los encargados de difundir a los autores clásicos como nuevos modelos de imitación.

2. Ideas humanistas. Influyen en una nueva concepción moral e intelectual: el estudio tiene como fin el hombre mismo. El humanismo es un movimiento antropocéntrico que cree en la virtud humana, en el valor y en el esfuerzo, que permiten al individuo enfrentarse a la naturaleza, a la fortuna y hacerse a sí mismo. En este período  el hombre se entiende como un microcosmos, a imagen y semejanza de Dios. No se deja de lado el concepto de Dios, sino que se aborda desde otra perspectiva: por un lado, el hombre empiza a reconocer su propio valor como ser autónomo y creador; por otro, surge un nuevo tipo de espiritualidad que promueve una relación con Dios más íntima y personal.

Las ideas y textos de los humanistas se difundieron rápidamente gracias a la imprenta, inventada a mediados del siglo XV por Johannes Gutenberg, que permitió abaratar los libros, poniéndolos así al alcance de un público más amplio. 


3. El humanismo en la Península.  Las primeras manifestaciones del humanismo castellano son posteriores a 1420. El humanismo triunfó entre las clases cultas, a pesar de que muchos de los intelectuales deslumbrados por los italianos no dominaban el latín o estaban imbuidos por ideas medievales. 

La mayor parte de los humanistas españoles del siglo XV prefieren su lengua materna a la latina aunque algunos autores, como Juan de Mena, la latinizan de tal manera que llega a resultar ininteligible. Y son los primeros que sienten la emoción de la poesía popular. El marqués de Santillana habla de los villancicos que cantan sus hijas y de los romances que canta la gente del pueblo. En el reinado de los Reyes Católicos esa afición se convierte en entusiasmo cortesano y moda culta de la que participan todos los poetas del momento. Con esta afición a lo vernáculo, a lo sencillo y popular, el rígido humanismo del siglo XV deja paso al Renacimiento.
 
¿Quieres saber más? clica

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada