Dice un proverbio chino que "Si haces planes para un año, siembra arroz.Si los haces por dos lustros, planta árboles.Si los haces para toda la vida, educa una persona", así que, como a mí me gustan las cosas con tiempo, empecemos a aportar nuestros granitos de arena

dimecres, 6 de març de 2013

El Quijote: una novela de novelas

Quizá una de las características más originales del Quijote es la multitud de formas y géneros literarios que la inundan, y es que, todos los subgéneros de la narrativa renacencista tienen cabida en la novela.
Para facilitar la comprensión de este complejo entramado metaliterario vamos a dividirlo en tres aspectos:

1. Literaturización de la realidad

En la segunda parte del Quijote, las dos primeras salidas de don Quijote se contemplan desde un punto de vista literario. La gente sabe quién es y sobre todo cómo son Don Quijote y Sancho ya que han leído sus aventuras. Pasan así a convertirse de personajes reales, en personajes literarios reales.

La segunda parte retoma la historia un mes después del regreso de la segunda salida, tiempo que necesitó para reponerse de sus heridas. es entonces cuando descubre que han puesto por escrito sus hazañas:

"Pensativo de más quedó don Quijote, esperando al bachiller Carrasco, de quien esperaba oír las nuevas de sí mismo puestas en libro, como había dicho Sancho, y no se podía persuadir de que tal historia existiese, pues aun no estaba seca en la cuchilla de su espada la sangre de los enemigos que había matado [...] Con todo eso, imaginó que algún sabio, o ya amigo o enemigo, por parte de encantamiento las habrá dado a la estampa: si amigo para engrandecerlas... si enemigo para aniquilarlas".

Este cambio de perspectiva será decisiva en esta segunda parte ya que ahora, son los demás personajes los que intentan aprovecharse de su locura y esto hará que don Quijote cada vez sea más consciente de la realidad hasta que, finalmente, recupera la cordura.

Este juego también se plasma en el uso de la doble autoría que utiliza Cervantes. Al principio de la obra, a mitad del encuentro con el vizcaíno la acción se detiene porque el narrador cuenta que hasta ahí llega el texto que él tiene:

" Pero está el daño de todo esto que en este punto y término deja pendiente el autor de esta historia esta batalla, disculpándose que no halló más escrito destas hazañas de don Quijote de las que deja referidas. Bien es verdad que el segundo autor desta obra no quiso creer que tan curiosa historia estuviese entregada a las leyes del olvido, ni que hubiesen sido tan poco curiosos los ingenios de la Mancha que no tuviesen en sus archivos o en sus escritos algunos papeles que deste famoso caballero tratasen; y así, con esta imaginación, no se desesperó de hallar el fin desta apacible historia, el cual, siéndole el cielo favorable, le halló del modo que se contará en la segunda parte". Este segundo autor que posee el resto de las aventuras de don Quijote es Cide Hamete Benengeli

2. Metaliteratura e intertextualidad
Son numerosísimas las referencias que hay en el Quijote a otras novelas o fragmentos literarios. La mejor muestra de estas referencias intertextuales es el episodio de la quema de libros en el capítulo VI de la primera parte. 

Al regresar maltrecho de su primera salida, el cura, el barbero, la criada y su sobrina deciden escrutar la biblioteca de don quijote y librarse de todas aquellas obras que han provocado su locura. Asistimos así a toda una clase magistral de literatura de la época, ya que a cada título nombrado le sigue un comentario de la obra y los motivos por los cuales serán quemados o no (o porque son las mejores de su género, o porque se dice que sus autores son amigos)

Algunos de los libros que se salvan de dicha quema son: Los cuatro del Amadís de Gaula, El Palmerín de Inglaterra, Tirante el Blanco (libros todos ellos de caballerías), La Diana (primera novela pastoril), La Galatea (del propio Cervantes), el Cancionero de López Maldonado, Los diez libros de Fortuna de Amor (novela sentimental), Tesoro de varias poesías, La Araucana, La Austríada, el Monserrato (poemas épicos heroicos) y Las lágrimas de Angélica. 

3. Las novelas intercaladas

Como ya hemos comentado, todos géneros narrativos aparecen en la obra a través de una serie de historias que se van intercalando y entrelazando con el argumento prinicpal, las aventuras de don Quijote.

Así pues, podemos encontrar ejemplos de:
- Novela picaresca (episodio de los galeotes)
- Novela morisca (episodio del cautivo)
- Novela epistolar ( las cartas de don Quijote a Dulcinea)
- Cuentos populares (aventura del rebuzno)
- Novela pastoril (historia de Marcela y Grisóstomo)
- Novella corta (caso del Curioso impertinente)
- Discurso oratorio (Discurso sobre armas y letras)
- Poemas y composiciones folclóricas populares....

Estos subgéneros no son solo una representación de la literatura del momento sino de su propia producción ya que Cervantes también cultivó todas las variedades literarias conocidas.

1 comentari:

  1. Creo que debe sonar raro, pero odio el Quijote, mas que nada porque lo lei por obligacion :/
    Igual muy buena entrada

    Nos seguimos? :)

    ResponElimina